EL GOBIERNO NACIONAL QUIERE IMPLEMENTAR EL OPERATIVO "TRANSPARENCIA"

Política 18 de enero de 2020 Por
El ministro Katopodis estableció un plan para compartir la información de las licitaciones y el manejo de los proyectos; incluye un Observatorio especial, la digitalización de los procesos de compra y la mayor transparencia en la gestión; buscan evitar las irregularidades y los hechos de corrupción que se dieron en el pasado
obra-publica-nacional

El Gobierno buscará romper el pesado karma kirchnerista, plagado de denuncias de corrupción en la obra pública, con un ambicioso plan de transparencia en la contratación de proyectos que contempla un “control social” de las licitaciones, un cambio radical en el sistema digital de contrataciones y un Observatorio Federal de las obras, entre otros puntos.

El ministro de Obras Pública, Gabriel Katopodis, expresó en estos días que “además de hacer obras, la gente nos reclama honestidad y transparencia, así que vamos a cumplir con ese compromiso”. Ese es el mandato que le pidió el presidente Alberto Fernández a uno de los ministros clave del Poder Ejecutivo para la reactivación económica, pero también crucial en la imagen de un gobierno sin vicios del pasado en materia de corrupción.

Según un paper reservado del Ministerio de Obras Públicas, al que accedió Infobae, Katopodis ya empezó a trazar lo que serán las elementos centrales de su gestión en materia de transparencia. El documento, titulado como “Programa de Fortalecimiento de la Calidad Institucional para la Transparencia en la Contratación de la Obra Pública”, se fija al menos cuatro objetivos centrales para llevar adelante en los procesos de contratación de obras.

El Ministerio de Obras Públicas ya se propuso un plan de 100 días para su gestión, que contemplará tres ejes: reactivar el 65% de los proyectos que están paralizados, desplegar un programa de mano de obra intensiva para crear 20.000 puestos de trabajo y apuntalar los programas alimentarios con la red de agua potable en todo el país.

Sin embargo, más allá de la cantidad de rutas o de escuelas que se construyan en los próximos años, el mayor desafío que se presenta para el Gobierno será romper con mito de que transparencia y obra pública pueden ser compatibles en el universo kirchnerista. Hacia la ruptura de ese mito es que apunta el plan de Katopodis.

En el documento reservado se detalla que “si bien en los últimos años se han enunciado distintas acciones y mecanismos para fortalecer la transparencia en la adjudicación y la ejecución de proyectos de obra pública, se ha avanzado muy poco y el país no cuenta hoy con una herramienta de acceso libre y gratuito que dé cuenta de esta información”.

 
De esta manera, en el mes y medio que lleva al frente de Obras Públicas, el ex intendente de San Martín pudo detectar que el actual sistema informático de contratación de obras públicas (CONTRAT.AR) permite el acceso a los oferentes competidores, pero la información disponible “es limitada”, dicen.

A la vez, Katopodis quiere que haya una mayor presencia de la ciudadanía a la hora de evaluar la información agregada de los presupuestos de las contrataciones para controlar mejor la ejecución de obras.

Así, en muchas licitaciones hoy sólo se puede ver quién participa de la licitación (oferente) y el monto ofertado por los demás participantes, pero no aparecen los detalles o el desglose del proyecto ni otro tipo de información general.

Para el Ministerio de Obras Públicas, este sistema actual que no sólo rigió durante la gestión de Mauricio Macri sino que viene de épocas en que el todopoderoso ministro kirchnerista Julio de Vido manejaba toda la obra púbilca de la Argentina, produce que a los competidores les resulte imposible tener datos de valor durante la puja, especialmente cuando sería una posibilidad que se realice una impugnación de ofertas. Tampoco se puede hacer hoy un seguimiento de los precios en los mercados públicos.

Ante este escenario bastante oscuro, el “Programa de Fortalecimiento en la Transparencia” que se fijó el ministro Katopodis contempla, según el paper elaborado hasta ahora, cuatros ejes principales:

 
1- Observatorio Federal de Contratación de Obra Pública. Se buscará crear un “espacio público, plural y abierto de participación”, en el que se involucrarán universidades nacionales y privadas, organismos internacionales y miembros de la oposición, dedicados a establecer las herramientas de transparencia e integridad en el marco de las obras públicas. Así, el Gobierno nacional apunta a que las provincias y municipios adhieran a este esquema para tener “una mayor difusión de estas políticas de transparencia, su armonización normativa y la integración de instrumentos de registro y seguimiento de las obras con el objetivo de simplificar la participación de PyMEs constructoras y de facilitar la subcontratación de cooperativas y empresas de la economía social”.

En este punto, el Ministerio de Obra Pública se fijó un plazo de 45 días para hacer una convocatoria y determinar cuáles son los organismos que participarán de este Observatorio Federal, así como también la definición de un reglamento y el alcance de ese espacio.

2-Control Social de Obras Públicas. Katopodis se propuso promover la participación de organizaciones internacionales y organizaciones de la sociedad civil para “garantizar el monitoreo en todos los procesos de contratación y de ejecución, donde los ciudadanos y las ciudadanas puedan monitorear los avances de cada obra y controlar cualquier anomalía”, como sostiene el documento.

A la vez, se fomentará la elaboración de indicadores geográficos y temáticos como criterios de evaluación y de adjudicación de las obras. Para evitar la cartelización de proveedores, hecho reiterado en la era kirchnerista y núcleo central de las denuncias que recayeron en De Vido, el Gobierno apunta ahora a desarrollar “pautas de valoración activa de un registro de proveedores que facilite acceso a adjudicaciones de manera transparente”.

 
Así, se plantea que en 30 días se generará la “Unidad de Transparencia en Obras Públicas”, que será parte de la estructura orgánica del ministerio de Katopodis. Esa unidad bajará en la prácticas los lineamientos de este nuevo esquema de licitaciones.

3-Transformación Digital de los Procesos de Contratación. En la actualidad, los procedimientos administrativos de las contrataciones, comenzando desde el proceso de selección de la empresa contratista y siguiendo por su evaluación técnica y financiera, se realizan en formato papel o a través de imágenes que impiden su utilización inteligente, producen poca eficiencia en el control interno y dificultan el acceso a la información. Para evitar todo esto, el plan de transparencia ahora busca crear una “Dirección de Calidad Institucional de Contrataciones”, a partir de la cual “se desarrollarán procedimientos transparentes de consulta mediante la instalación y el uso obligatorio de los mismos para la elaboración de los proyectos de pliegos de cláusulas particulares de magnitud económica relevante (superior a un umbral prefijado normativamente) o de trascendencia económico-social (a criterio de la entidad contratante)”.

Por otro lado, se modernizarán los métodos de inspección de avance de obras, por medio de incorporación de tecnología que permita revisar de manera remota y auditable el cumplimiento de los compromisos.

Para todo esto, fuentes allegadas a Katopodis adelantaron a Infobae que ya están en proceso de revisión imágenes satelitales, vuelos de relevamiento fotográficos y el uso de drones de captura de imágenes con el propósito de utilizarlos para el control previo a pagos y redeterminaciones, así como también para medir el impacto de la obra en su contexto. Entre los próximos 60/90 días se realizará una reforma normativa que será elevada a la Oficina Nacional de Contrataciones para ser aplicada en el programa CONTRAT.AR.

4-Gobierno Abierto y Transparencia. En el cuatro punto del plan que elaboró Obras Públicas se busca poner en marcha un portal de “Datos Abiertos de Obras Públicas”. Es decir, la publicación de la totalidad de la información referida a licitaciones, oferentes, ejecución e indicadores de obras para que puedan ser consultadas y analizadas de manera libre por la población.

Así, se establece que en un plazo de 30 días se publicará en un portal web, bajo dominio del Ministerio, la información disponible de los proyectos de obras en ejecución y de aquellos que fueron oportunamente ejecutados durante los años 2017, 2018 y 2019, es decir durante toda la era macrista. No habrá así revisionismo alguno del pasado kirchnerista en la obra pública.

 

FUENTE: INFOBAE 

Te puede interesar