MIGUEL LIFSCHITZ HIZO UN BALANCE DE SU GESTIÓN

Política 02 de diciembre de 2019 Por
En diálogo con La Capital, el mandatario provincial aseguró que deberá asumir "una responsabilidad muy importante en la Legislatura. Así como la sociedad votó a Perotti para ser gobernador, me votó a mí para conducir un bloque de 28 legisladores".
Miguel-Lifschitz
Miguel-Lifschitz

Desde su asunción al poder en 2015 hasta lo poco que le queda de Gobierno en 2019, el dirigente socialista expresó "no tengo nada de qué arrepentirme".

En este sentido, recalcó que "la valoración es positiva en todos los ámbitos. La educación es mejor que la que había, la salud pública igual, hay obras en todas partes, la Justicia santafesina es mejor que antes, la policía, aun con todas sus falencias, es mejor que la que había".

Consultado por las decisiones políticas que lo pusieron más feliz, el gobernador espetó que fueron "los programas sociales. El Plan Abre, Nueva Oportunidad".

Asimismo, Lifschitz indicó que no se pudo profundizar en los cambios porque "el Gobierno Nacional no nos ayudó en nada. En vez de acompañar a Santa Fe de una manera presente, se alejó".

Por otra parte, el mandatario provincial le mete presión al gobernador electo, Omar Perotti, ya que manifestó que "recibe una provincia mucho mejor que la que había 12 años atrás y mucho mejor que la que yo recibí".

Igualmente enfatizó en que "hay que darle tiempo" y añadió "no quiero abrir juicio de forma anticipada. Debemos verlo gobernar".

En cuanto a la deuda, Lifschitz consideró que Perotti heredará una "deuda manejable" y "bajísima". Cabe recordar que la misma es de 625 millones de dólares, según el gobernador.

Sobre los peores momentos que le tocó atravesar durante su gestión, el dirigente socialista señaló que fue "la triple fuga, cuando apenas asumimos. Fue un hecho de impacto nacional que nos generó un entredicho y tensión con la Casa Rosada. Rosario Sangra fue una situación dura que nos obligó a replantear cosas. Las inundaciones también fueron un gran problema" y agregó "otro hecho complicado fueron las balaceras contra el Poder Judicial, el año pasado".

Por otra parte, en su nuevo rol como opositor a partir del 10 de diciembre, Lifschitz esgrimió que va a "colaborar con la provincia, con los santafesinos y con el gobierno de Perotti".

Por último, no descartó la posibilidad de que se sumen dirigentes de Juntos por el Cambio al Frente Progresista.

Te puede interesar