"NO PUEDO CREER QUE LA ASESINA DE MI HIJA INGRESE A LA FACULTAD Y SIGA COMO SI NADA"

Provinciales 03 de diciembre de 2019 Por
Así lo expresó a medios de la ciudad de Ceres, Silvia la mamá de María Fernanda Chicco en relación a que Karen Ñañez se encuentra en la lista de ingresos a la facultad de medicina de la ciudad de Rosario.

Silvia, la mamá de María Fernanda Chicco difundió una carta al enterarse que la asesina de su hija pretende ingresar a la facultad de medicina de Rosario como alumna.

A continuación compartimos la carta que le escribió a la jueza de menores de nuestra ciudad, María Alejandra Feraudo de Platini.

Hoy una noticia me destruyó, hace un tiempo que estoy tratando de alivianar mi carga de cosas del pasado, y esta noticia me volvió a hacer sentir todo el peso de la injusticia en mis espaldas.
Me enteré que la asesina de mi hija figura en la lista de alumnos regulares de la Facultad de medicina en la ciudad de Rosario. Me sorprende con qué facilidad pudo ingresar a una institución universitaria teniendo deudas pendientes con la justicia. Y especialmente a estudiar medicina, tengo entendido que los médicos cuidan y salvan vidas humanas, todo lo contrario a lo que ella hizo con mi hija, con sus propias manos, y sin sentir ningún remordimiento hasta el día de hoy.. No me opongo a que estudie, me parece bien si eso va a hacer que se dignifique en algo, pero que lo haga desde la cárcel, pagando por el crimen que cometió.
También me pregunto por qué está tan mal el sistema judicial, que permite estas incoherencias y que ya pronto a cumplirse cinco años de la muerte de mi hija, con dos sentencias dictadas que la declaran responsable del homicidio, aún no hay condena. ¿Cuál es la explicación? ¿Hay algún interés de por medio que hace que esto no se termine? ¿Qué tengo que pensar? ¿O simplemente a nadie le interesa que exista la JUSTICIA?
Estoy indignada, decepcionada, impotente, como muchas personas a las que les han arrebatado un ser querido, y los responsables quedan libres, siguiendo con sus vidas como si nada hubieran hecho.
Lo más triste y desesperante es que después de cinco años, las leyes siguen igual, y las familias de las víctimas inocentes seguimos estando en la misma situación de desamparo.
Qué lamentable es que tengamos políticos sordos que no se ocupen de cambiar lo que está mal, que no les importe que se acentúe la brecha entre los delincuentes que roban, matan, violan y quedan libres, y las víctimas y sus familias que quedan esperando una justicia lerda, que en definitiva no se sabe a quién responde dilatando de esta manera los tiempos. ¿Qué mensaje les están dando a las generaciones futuras? ¿Que tienen vía libre para delinquir mientras sean menores? ¿Cómo cambiamos esto?
Lo que sí sé, es lo que tenemos que hacer quienes perdemos un hijo en forma violenta e injusta.
Primero tenemos que cargar a cuestas la impotencia de no poder participar de la causa judicial como querellantes, porque las leyes en nuestra provincia no lo permiten.
Luego tenemos que esperar un proceso judicial eterno, y mientras tanto soportar ver que los asesinos de nuestros seres queridos siguen con sus vidas de forma natural, como si haber matado a una persona fuera una travesura que hay que contemplarles.
También tenemos que acostumbrarnos a RECLAMAR justicia con el apoyo de la gente, sin ser escuchados.
Tenemos que encontrar fuerzas de donde sea para seguir sosteniendo al resto de tu familia, porque sino alguno de ellos puede querer tomar venganza o caer en una depresión muy grande, sin encontrarle sentido a la vida.
Tenemos que tratar de lograr lucidez para seguir con nuestras obligaciones diarias y al duelo llevarlo por dentro con tu mejor sonrisa, porque los demás no tienen la culpa de tu desgracia.
Escuchar a quienes con buena intención te dan consejos que te resultan vacíos, porque el dolor por dentro es tan grande, que quisieras prestarles por un ratito tu corazón, para que sientan lo que vos sentís. Pero eso es imposible, ese dolor te tocó sentirlo a vos.
Y después de un tiempo, de buscar ayuda en muchos lugares para sanar, porque entendes que sino te podes enfermar o afectar a tu familia, decidís que ese dolor no te va a vencer, al contrario, te va a fortalecer para afrontar lo que sea que venga.
Quienes tienen fe, ponen su esperanza en Dios, y aunque a veces parezca que hace mucho silencio y no pase nada y nos enojemos, yo nunca dejé de confiar en Él.
Alguien me dijo una vez que la mejor manera de honrar la muerte de mi hija, es siendo Feliz. Eso intento..



FUENTE: CERES CIUDAD WEB

Te puede interesar