EL NIETO RECUPERADO VIVE EN CAPILLA DEL MONTE

Actualidad 14 de junio de 2019 Por
El nieto recuperado por Abuelas número 130 vive en Capilla del Monte y se llama Javier Matías Darreaux Mijalchuk. Nació en Buenos Aires y tiene 41 años. Estela de Carlotto realizó el anuncio junto a Sonia Torres.
NIETO 130

Los invito a juntar coraje y acercarse a Abuelas. El derecho a la identidad no se negocia, no se abandona y no se olvida”.

Javier Matías Darreaux Mijalchuk, el nieto recuperado por Abuelas de Plaza de Mayo número 130, vive en Capilla del Monte, Córdoba, desde 1999. Ayer, con su presencia y sus palabras emocionadas por el conmovedor giro en su vida, reafirmó la fecundidad de una búsqueda que no deja de perseguir la luz de la verdad a pesar del paso de las décadas.

Durante la conferencia presidida por Estela de Carlotto, titular de Abuelas, y en la que también estaba Sonia Torres, de Córdoba, el hombre de 41 años resaltó el valor de su tío Roberto, quien no dejó de buscarlo, y el aporte de su compañera y de dos amigos.

“Vanina y mis grandes amigos, Juan Pablo y Horacio, insistieron en que dejara una muestra de ADN en Abuelas (Córdoba). Siempre les respondí que aunque mis padres podrían estar desaparecidos, yo estaba bien con quien era. Sin embargo, a fines de 2006 entendí el egoísmo de mi postura: alguien, del otro lado, podría estar buscándome. Y así fue: ¡Mi tío me esperó durante 40 años! Igual que las Madres y las Abuelas, que tienen unos ovarios enormes”, dijo.

El nieto recuperado nació el 5 de agosto de 1977 en el hospital Alemán, en Buenos Aires. En diciembre, su padre, Juan Manuel Darreaux, desapareció luego de que testigos lo vieron forcejeando con un grupo de hombres que intentaban meterlo en un Chevy.

Casi en Navidad, Elena Mijalchuk, esposa de Juan Manuel, recibió un mensaje para concurrir a una esquina cerca de la ex-Esma, donde recibiría noticias. Fue a la cita con su hijo de meses en brazos y ya no se volvería a saber de ella. Mientras, el pequeño Javier Matías quedó abandonado a pocas cuadras y luego fue adoptado.

Cuando el nieto dejó su ADN, efectivamente había alguien que lo buscaba. “Fueron dos investigaciones paralelas, hasta que finalmente se juntaron”, explicaba María Teresa Sánchez, abogada de Abuelas Córdoba desde hace 30 años. Y Roberto Mijalchuk, quien durante 40 años no había cambiado su teléfono de línea esperando la llamada, finalmente la recibió.

Elena estaba embarazada de cuatro meses. Javier Matías espera ahora que, conocido el caso, se pueda obtener información sobre sus padres y su hermano.

El nieto viajó el miércoles de Córdoba a Buenos Aires, acompañado por Sonia Torres y por María Teresa Sánchez, quien durante estos meses mantuvo reuniones con él, incluso estaba presente cuando le informaron el resultado positivo del análisis de ADN.

“Hemos pasado por momentos distintos: algunas veces no tuvimos un peso; y en otras, hubo gobiernos que nos han ayudado mucho, pero en Abuelas nunca dejamos de hacer el trabajo”, decía Sánchez al caer la tarde.

Sonia Torres, en tanto, pudo conocer mejor a Javier Matías durante el viaje y los momentos compartidos. “Realmente es una hermosura de chico”, enfatizaba.

También recordó que en la última reunión del organismo en Buenos Aires sólo había siete abuelas presentes. “Hay que poner las barbas en remojo y trabajar fuerte, porque el tiempo se nos acorta y podemos encontrar más nietos”.

Y dejó un pronóstico esperanzado: “Los últimos casos tuvieron que ver con Córdoba (la nieta 129 es hija de una cruzdelejeña). Entonces, el próximo puede ser mi nieto”.

 

Te puede interesar