LA INVESTIGACIÓN POLICIAL QUE SACUDE SANTA FE

Policiales 15 de noviembre de 2018 Por
La Justicia seguía el caso de una red que fraguaba el pago de horas extras. La conversación en la que un Ministro de Seguridad habla con un comisario sospechado.
LICHI Y PULLARO
LICHI Y PULLARO

Una investigación contra 300 efectivos de la Policía de Santa Feque incluía a funcionarios de alto rango: esa era la investigación que llevaban adelante los fiscales María Laura Martí y Roberto Apullán por supuestamente fraguar el pago de horas extras, denominadas OSPE. Cometieron, así, una defraudación al Estado provincial.

La investigación avanzó y se intervinieron varias líneas telefónicas, una de ellas al sospechoso comisario Adrián Rodríguez. En una comunicación en septiembre de 2017 que éste recibió del Ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, le recuerda al oficial que está abierto el concurso para ascender en su cargo y le remarca que él va a ser el presidente del jurado.

Pullaro: "Fijate que está publicada la lista de los que van a rendir a General".

Rodríguez: "Ah, bueno".

Pullaro: "Fíjate tenes diez días para anotarte. Te aviso para que no te olvides".

Pullaro: "¿Sabés quién va a ser el presidente del jurado?".

Rodríguez: "¿Quién?".

Pullaro: "Yo. Te voy a dar las preguntas como en la escuela".

Incluso, en otra comunicación, Pullaro le consultó su seudónimo a Rodríguez. No es casual la pregunta, pues en los concursos y ascensos a los policías se los identifica por seudónimo para evitar que a sabiendas de la identidad sean favorecidos a dedo.

MP: "Escuchá Adrián, ¿cómo era tu seudónimo? ¿Simón?".

AR: "No, el ‘Sauco’".

MP: "¿Qué trabajo hiciste?".

AR: "El del tema del transporte".

MP: "Ah… Estoy leyendo, estoy leyendo. Acá tengo los puntos que sacaste en lo antecedentes".

AR: "¿Ah sí, cuánto saqué?".

MP: "Te fue bien, ya te digo. No digas nada. Quedaste… doce".

AR: "Uy, papá, re lejos".

MP: "No, está bien boludo, no te preocupes. Lo que más vale es el puntaje del concurso".

AR: "Dale negro venite, papá"

MP: "No, no, no".

AR: "¿Quién puede ser? El ‘Tarta’ el único (risas)".

MP: “El ‘Tártaro’ (risas). Sí, de las primeras correcciones me dieron primero el Tártaro. No estaban todos, pero tiene muy buen antecedente porque estaba como jefe de droga y tiene muy buena puntuación. Pero faltan los otros Adrián, eso no significa nada. Igual eso es público, se publica cuánto le dio a cada uno".

AR: "Hay que estar tranquilo".

 MP: "Hay que estar tranquilo, maestro, hay que trabajar. Falta mucho todavía".

 

Tras esa comunicación, los fiscales pidieron autorización para “pinchar” ese teléfono, que era una línea funcional que utilizaba Pullaro. Y de ahí saltan múltiples comunicaciones de éste con muchos otros, incluso el gobernador Miguel Lifschitz.

En octubre del año pasado, el comisario Rodríguez fue detenido por cohecho y cuando se iba a realizar la audiencia imputativa contra él hubo una reestructuración y el fiscal regional de Rafaela Carlos Arietti desplazó a Apullán del caso.

No sólo eso. Sino que Pullaro luego inició una denuncia penal contra Apullán y este martes fue la audiencia imputativa en la que le informaron los cargos. La denuncia contra Apullán y su colega es por incumplimiento de sus deberes de funcionario público, falsedad ideológica de documento público y abuso de autoridad por ordenar una intervención al teléfono celular del ministro Maximiliano Pullaro.

La acusación contra Apullán es por haber falseado el contenido del pedido de intervención telefónica presentado el 29 de septiembre de 2017 ante el colegio de Jueces Penales de Primera Instancia de la Primera Circunscripción, al haber pedido una autorización judicial para que se ordenara la intervención de línea telefónica habiendo omitido informar al juez quién era la persona que la utilizaba, y teniendo conocimiento de que la línea telefónica en cuestión era utilizada por el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro.  

 La escucha al teléfono asignado a Pullaro fue autorizada el 29 de septiembre de 2017 por el juez Nicolás Falkenberg.

Te puede interesar