POR EL DÓLAR, MAYO SE ENCAMINA HACIA UNA INFLACIÓN DEL 2,5%

Economía 28 de mayo de 2018 Por
Tras el pico de inflación de 2,7% en abril, el costo de vida de mayo no trajo el alivio prometido por el Gobierno, que hasta un par de semanas atrás insistía en que este mes sería el quiebre en la espiral inflacionaria.
SUPERRRR

Tras el pico de inflación de 2,7% en abril, el costo de vida de mayo no trajo el alivio prometido por el Gobierno, que hasta un par de semanas atrás insistía en que este mes sería el quiebre en la espiral inflacionaria. La devaluación del 22% desde fines de abril jaqueó los planes oficiales. Los sondeos de consultoras privadas reflejaron que en las dos primeras semanas de mayo la inflación “ya tiene un piso de 2%” y estiman que cerrararía en torno al 2,5% mensual por la incidencia del alza tarifaria del agua (representa 0,3 puntos) pero principalmente por el traslado a precios de la suba del dólar que golpeó más fuerte en la segunda quincena.

Economistas consultados por PERFIL prevén que el coletazo de la devaluación sobre inflación será también “intenso” en junio, y algo menor en julio. Avizoran un punto de inflexión recién en agosto. Según los nuevos recálculos, la inflación anual oscilará entre de 25,6%(Ecolatina) y 28,5% (ACM), lo que significará un fracaso para la gestión de Macri, que fijó una meta de 15% pero aspiraba de mínima a que fuera inferior al 24,8% de 2017. Núcleo. La inflación núcleo –excluye el impacto de precios regulados y estacionales–  en mayo se aceleraría a 2,3% (frente al 2,1% de abril). Guido Lorenzo, de ACM, explicó que el único valor regulado que incidió en mayo fue la suba tarifaria del agua, y atribuyó la inflación “core” al “traslado fuerte del tipo de cambio a precios” dado que “el IPC tiene mucho componente de bienes dolarizados, principalmente en el rubro Alimentos y Bebidas”.

Estimó que “entre 0,4% y 0,6% de inflación es por el impacto de la depreciación del peso”. Asimismo, Rodrigo Alvarez, de Analytica, planteó que “en términos generales cuatro de cada diez puntos de la devaluación se trasladan a precios en el tiempo” y consideró que “aún no es tan fuerte el efecto, el grueso se sentirá en junio”.

Lorenzo Sigaut Gravina sostuvo que “la inflación núcleo es la que más ve el Banco Central en el objetivo de desinflación, y este mes el salto cambiario es lo que más pesó por la presión sobre los precios libres” y mencionó alzas importantes en alimentos y alquileres. Federico Furiase, de EcoGo, opinó que “por ahora el traslado de precios está bastante contenido si uno lo mira en relación con el fuerte movimiento cambiario que hubo”, aunque “sigue siendo un ritmo elevado frente a los objetivos del BCRA, por eso no tiene margen para bajar las tasas de interés”, y precisó que “el impacto más fuerte es en el rubro Alimentos consumidos fuera del hogar y bienes de consumo durable”. Quiebre. Para Gravina, “quizás en agosto si se mantiene el tipo de cambio tranquilo en la zona de $ 25, se pueda pensar en una inflación que empiece con 1 y no con 2”. Guido Lorenzo no cree que “la inflación empiece a ceder antes de agosto, es decir que vuelva a niveles de entre 1,3% y 1,7%, que era en los cuales el BCRA hablaba de un quiebre en la inflación núcleo”. Para Furiase también recién en ese mes “se podría esperar una inflación desacelerando, una vez que la tasa de 40% empiece a dar efecto por el lado de enfriar la actividad e incentivar un desarme de inventario de empresas, y eso acota el margen para trasladar a precios la suba del dólar”. Camilo Tiscornia evaluó que “a partir de agosto probablemente la inflación caiga al 2% nuevamente, aunque va a depender mucho de qué pase con el tipo de cambio”.

(Fuente www.perfil.com). 

Te puede interesar