EL RELEVAMIENTO SOCIO-ECONÓMICO MUESTRA SUBA DE LA DESOCUPACIÓN

Locales 02 de octubre de 2019 Por
El intendente Luis Castellano dijo que “lo concreto y real es que la desocupación subió del 6,9 al 9 por ciento y casi el 20 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) de la ciudad tiene problemas de empleo y ese es un dato muy duro”.
DSC_2742

Se presentó en el Salón Verde de la Municipalidad de Rafaela, el Avance y Evolución del Mercado del Trabajo correspondiente al Relevamiento Socio-Económico 2019 elaborado por el Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDeL).

El encuentro estuvo encabezado por el intendente Luis Castellano, el director ejecutivo del ICEDeL, Marcelo Ortenzi y su presidente, Jorge Muriel. Luego de la exposición de los datos, se produjo un intercambio general del que participaron miembros del Gabinete, concejales, representantes de entidades gremiales, empresarias, educativas e intermedias en el que se realizaron evaluaciones primarias y posibles salidas a diferentes cuestiones complejas que enfrenta cada sector involucrado en el marco de la actual coyuntura que afecta tanto al ámbito público como al privado.

Evidencia


El intendente Luis Castellano dijo que “la evidencia de los números es lo que nos sirve para poder hacer políticas públicas. Lo concreto y real es que la desocupación subió del 6,9 por ciento al 9 por ciento y casi el 20 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) de la ciudad tiene problemas de empleo y ese es un dato muy duro, contundente, que vemos con mucha atención, no escapa al contexto de país y muestra que Rafaela no puede mantenerse en pie solo con sus políticas propias”.

“Hace más de tres años que el tomador principal de empleo es el comercio y no la industria. Históricamente, nuestra ciudad ha sido impulsada por la industria, pero lo más duro es que el trabajo siempre ha sido el motor de desarrollo de la nuestra comunidad y, hoy, se ve golpeado por políticas nacionales que nos están afectando duramente”, agregó.

Con respecto a la estadística que muestra un alto porcentaje de la población sin finalizar sus estudios secundarios, el titular del Ejecutivo local manifestó que “estamos trabajando con políticas locales como el Seguila!, que ya tiene 200 egresados y egresadas, el programa de Inclusión Educativa para lograr que una mayor cantidad de chicos puedan finalizar la escuela secundaria porque es la base de los futuros empleos”.

“Incluso, ya no alcanza con la secundaria porque la formación tiende a ser más especializada y en eso estamos trabajando, pero, si no hay crecimiento, acompañamiento, si es más fácil ganar dinero comprando dólares que produciendo, difícilmente se pueda apuntalar el desarrollo de la ciudad y eso es preocupante”, afirmó el mandatario.

“Hay acciones que estamos haciendo con el sector privado, el CCeIRR, la CGT, el sector educativo pero se necesita que la economía nacional comience a crecer, que nuestras industrias puedan trabajar en un mercado interno que consuma y exporte”, declaró Castellano.

Sobre el índice de desocupación, el Intendente expresó que son “sobre todo los jóvenes. El 45,5 por ciento de la PEA es menor de 30 años. Son muchos los jóvenes que quieren insertarse al mercado laboral y hace más de un año que no lo pueden hacer, sobre todo, las mujeres. Lo peor es que hay gente que no busca porque perdieron la ilusión de conseguirlo. Eso genera un gran problema social en la comunidad y lo vemos reflejado en nuestro presupuesto: que 75 millones de pesos tengan que destinarse a asistencia social, muestra que mucha gente pierde su empleo y está buscando una maya de contención y eso es grave. Por suerte existe una red de instituciones que, junto al Municipio, contienen”.

Problemas


Por su parte, Marcelo Ortenzi destacó que: “hace casi tres años que tenemos una situación en donde casi el 20 por ciento de la PEA tiene problemas de empleo. Esto es sumar la desocupación abierta, que son los que buscan trabajo y no encuentran, con aquellas personas que tienen alguna ocupación con menos de 35 horas pero buscan más. En realidad, tanto el que no tiene ocupación, como aquel que trabaja menos de 35 horas, tiene una situación de ingresos precaria. Esa precariedad se traslada al ámbito familiar y repercute en la demanda de ayuda social”.

“También estamos empezando a poner en evidencia la problemática del mayor de 45 años. En realidad, notamos que los jóvenes no consiguen empleo hasta los 25 años y, si hay algún problema a partir de los 45, no puede volver a insertarse. Son 20 años de vida laboral que, haciendo una comparación con los 30 años necesarios para obtener la jubilación, presentan un déficit en la posibilidad de que esa persona pueda generar recursos en una etapa de su vida en donde, seguramente, tiene familia a su cargo”, dijo.


“En cuanto a estrategias en el hogar, se nota que cada vez son menos los que viven de sus ingresos por ocupación y se ven obligados a recurrir a la ayuda de familiares, amigos, desprendimiento de alguna propiedad o algún tipo de emprendimiento particular. Se notan también que las indemnizaciones por despido y los seguros por desempleo son sostenes temporales”, finalizó.

 
 
 
 
 
 
 

Te puede interesar