HIPERTENSIÓN ARTERIAL, UNA ENFERMEDAD SILENCIOSA

Actualidad 09 de marzo de 2016 Por Redacción
La misma afecta a 1 de cada 4 argentinos. Especialistas alertaron que las manifestaciones de aumento de la presión arterial se da cada vez a más temprana edad.
cuidados-alimenticios-en-una-persona-hipertensa-1

Del 29 de febrero al 6 de marzo se lleva a cabo la Semana Mundial de Concientización sobre el Consumo de Sal. Al respecto, desde el Hospital de Clínicas se busca concientizar sobre la Hipertensión Arterial, una condición que afecta a 1 de cada 4 argentinos.

Los desórdenes en la presión arterial constituyen una afección silenciosa, que no provoca síntomas. La única prevención es el conocimiento y el control regular.

Según el estudio Registro Nacional de Hipertensión Arterial (Renata) reveló que la prevalencia de Hipertensión Arterial (HTA) en Argentina es de 33,5%. Se puede decir que una de cada cuatro personas es hipertensa. Cerca de 40% de hipertensos lo desconocen, la mitad no se trata y de los que reciben tratamiento sólo 1 de cada 4 están controlados (PA < 140/90 mmHg). La prevalencia de HTA aumenta con la edad llegando a cerca de 70% en los mayores de 65 años.

"Para las personas mayores de 18 años, usualmente, se considera valor normal cuando la presión es menor de 140/90 mm Hg (milímetros de mercurio). A partir de los 140/90 mm Hg comenzamos a hablar de hipertensión", explicó la doctora Maia Akopian, jefa del Programa de Hipertensión Arterial del Hospital de Clínicas.

"Es muy difícil hacer prevención de la hipertensión si no se lleva un control regular en cada consulta al médico, sin importar qué especialidad sea. Y se debe tomar en condiciones idóneas, en un consultorio o en una farmacia, no en la puerta de un supermercado o en una parada de colectivos", puntualizó la profesional. El control de la HTA reduce la incidencia de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca en un 40%, 25% y 50%, respectivamente.

"Existen dos tipos de hipertensión, la primaria, presente en más del 90% de los casos, tiene un origen multicausal. Es decir, no es un síntoma de una enfermedad de base, como sucede con la hipertensión secundaria, en donde el aumento de los valores se debe a una enfermedad que los provoca, sino que en este caso se manifiesta como afección y puede asociarse con otras", conceptualizó Akopian.

En las personas jóvenes que presentan elevaciones de la presión arterial es necesario descartar la presencia de la hipertensión secundaria. Es muy importante hacer el diagnóstico a tiempo ya que al detectar la causa subyacente y solucionar el problema pueden evitarse las complicaciones. Lamentablemente, ahora hay una tendencia de manifestaciones cada vez a más temprana edad de la hipertensión primaria. Además de las cuestiones hereditarias, este hecho se puede explicar con aumento de la prevalencia de obesidad y el síndrome metabólico en los jóvenes, estilo de vida alterado, como falta de actividad física y, en especial, aumento del consumo de sal.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud (OMS) para el consumo diario de sal es de 5 gramos diarios (2 g de Na). En la Argentina el consumo de sal en la población general es muy alto. Se considera que el promedio de su ingesta diaria es de 11,2 g, que es el doble de lo recomendado por la OMS. El 70% de la sal consumida proviene de los alimentos procesados, por lo cual debe reducirse en su elaboración industrial.

Según el Ministerio de Salud, la disminución de 3 gramos de la ingesta diaria de sal por persona evitaría en nuestro país cerca de 6 mil muertes por enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales, y aproximadamente 60 mil eventos cada año.

La prevención de HTA consiste en llevar un estilo de vida saludable: restricción de consumo de sal, dieta basada en el consumo de verdura y fruta, actividad física adecuada, hidratación adecuada, moderar el consumo de alcohol, café y bebidas cafeinadas y, para prevenir las posibles complicaciones, el diagnóstico precoz. La única forma de hacerlo es tomar la presión, lo que se puede hacer en una farmacia, en su casa y, claro, en cada consulta médica.

 

 

Fuente: SM

Te puede interesar