SILVIT YORI: UNA ACTRIZ CON PROYECCIÓN NACIONAL

Entrevistas 13/02/2016 Por
Portal “VOS” dialogó de manera exclusiva con la actriz rafaelina e hizo un repaso desde su inicio en la actuación hasta los trabajos que realizó en la ciudad de Buenos Aires.
Ver galería SILVIT
1 / 3 - SILVIT YORI

¿Cómo surge Silvit, la actriz?

Respuesta: “Siempre tuve la pulsión de actuar, de hecho desde los 2 años hice danzas españolas, lo que más me gustaba eran los festivales o cuando me invitaban a bailar a algún lugar, eso lo hice hasta los 13 años. Tuve serios problemas en la escuela primaria por ponerme a ensayar un baile al lado del banco, en lugar de hacer lo que la maestra indicaba. Cuando empecé el secundario, mi profesora de danza se fue a vivir al sur, medio que yo dejé y además inicié el secundario en el año 1978 y no recuerdo que haya habido grupos de teatros, era una época complicada para el país. Igual, durante el secundario todo lo que se podía hacer se hacía, actos, sketch, todo lo que podía actuar lo hacía. Después ni bien terminé el secundario empecé a trabajar en Bella Italia, me demandaba un viaje, aunque corto eran 4 viajes por día porque era un trabajo cortado. Me casé, entonces como que toda esa cuestión histriónica, quedó un poco dormida y relegada. De todos modos, tuve ganas de empezar, iba a ver alguna obra de algún grupo local pero no me terminaban de cerrar. Hasta que empecé a trabajar en una empresa de publicidad, allí conocí a Marcelo Allasino que a las dos semanas estrenaba una obra. Fui a ver la obra, le hice la boletería; me acuerdo que me lo pidió, inmediatamente empecé el taller con él y a los tres meses, estábamos mostrando el trabajo del taller. La primer obra, me acuerdo que se llamaba “La Pareja” o “Que difícil fue mantener viva la llama de nuestro amor” en el año 1992 y así empecé hacer taller con Marcelo y ya quedé adentro del mundo del teatro.

¿Cuál fue tu primer unipersonal?

Respuesta: Bueno mi primer unipersonal fue “Silvit rompió bolsa” que se estrenó en el 2002. Todos los años venía haciendo obras con Marcelo (Allasino) y con “La Máscara” y en el 2002 estrené dos obras, una con el grupo Punto T que se llamaba “La Brusarola” y el unipersonal “Silvit Rompió Bolsa”, ahí hacía 4 (cuatro) textos de Alejandro Urdapilleta y uno de Diego Ferrero.

¿Cómo llegaste a Buenos Aires?

Respuesta: En ese momento que estaba haciendo el unipersonal, vino al ciclo de Café-concert que hace todos los años “La Máscara”, Juan Pablo Geretto con su productor Roly Loyudice. Roly tenía en Rosario un restorán que se llamaba “La Traición de Rita Hayworth” que abría de miércoles a domingo y todas las noches había un espectáculo distinto. Entonces, yo le pregunté si no podía ir con el unipersonal y me pidió un video tape, se lo dí y empecé los viernes de agosto en el 2002. Ese agosto me fue muy bien y seguí hasta noviembre. En octubre de ese año, me vio Marcelo “el Bala” Valencia, productor de por entonces “VideoMatch”. Se estaba haciendo en ese momento, el “Comic 2002” que era gente que hacía cualquier cosa, imitación, magia, canto, un número de humor y tenías unos minutos para hacer una rutinita, ibas compitiendo. Él (Marcelo Valencia) había ido a buscar gente para que participe en eso, me vio esa noche y me pregunta si quería ir y quedó en llamarme, eso recuerdo que fue un viernes. El domingo me llamó para que esté en Buenos Aires el lunes en “VideoMatch”, yo todavía le dije, mira no sé, tengo que ver si hay pasaje de colectivo. En ese momento, solamente había un colectivo diario que viajaba a Buenos Aires, el famoso Tata, que además tenias mucha suerte que llegara a destino. Fui a la terminal, pregunté, había pasajes y lo llame para decirle que sí y viajé. Recuerdo que pasé el día en el hotel, a media tarde fui al canal y esa noche participé, pasé de ronda y a las tres semanas volví y ahí digamos que perdí.

¿Con que personaje participaste en VideoMatch?

Respuesta: Participé con “Menena” en la primera vez y en la segunda con un pedacito del texto de “Menena” pero con otro vestuario para no ir con el mismo personaje porque querían que vayas con otra rutina y ahí no quedé. La verdad que no lamenté para nada haber perdido, porque como me había caído de arriba no moría por estar en la tele, fui para probar y tampoco era que si estas con Tinelli como ahora que si estás en el bailando te cambia la vida, después te das cuenta que medio era así, pero en ese momento no estaba tan instalado esto. Recuerdo que la primera vez que gané, yo trabajaba en “La Esmeralda”, todos pasaban a saludar y cuando perdí pasaban y me decían, “yo me di cuenta que a Tinelli no le gustó lo que hiciste” y yo decía, no pasa nada. Ahí recuerdo que habíamos ido a Rosario a actuar con “La Brusarola” que estaba en cartel en ese momento y un periodista de allá me dijo que la tele es una máquina de picar carne.

Un día, hablando con mi mamá me dice “que lastima que no te fue bien” y yo le dije, pero mami mira, la tele es una máquina de picar carne.  Al tiempo me llaman y me dicen, mira Marcelo (Tinelli) quiere que vos estés en el grupo que se va a formar para la obra de teatro y después vemos. Le cuento a mi mamá que me habían llamado y me dice, “Silvia mira que la tele es una máquina de picar carne”.

Así fui a mediados de noviembre del 2002, ensayamos hasta fin de diciembre y el 1 de enero de 2003 nos fuimos todos en trafic a Mar del Plata y estrenamos el 6 de enero, hicimos la obra que se llamó “ManiComic” protagonizada por el ganador, los 4 o 5 finalistas y un grupo de seleccionados para eso. Terminamos la temporada de verano, yo me volví a Rafaela y a las dos semanas me llamaron para decirme que la obra se iba a hacer en Buenos Aires. Allí estuve todo el año hasta diciembre que terminó la obra, yo ya me organizaba para volver a Rafaela y me llamaron de Ideas del Sur para invitarme a participar de “Los Roldán”. Yo fui por él verano a Mar del Plata y me terminé quedando 7 años en Capital. Hice “Los Roldán” primer y segunda temporada, hice algunos capítulos de “Acompañantes” una serie que no salió y varios capítulos de “Mujeres de Nadie”. Además hice teatro, eventos y mucho Café-Concert y volví a la tira con “Patito Feo”. Participé de cortometrajes, mediometrajes que en general eran para amigos pero que te enseñan un montón. La experiencia de cine con “Bañeros” fue muy buena, porque te enseña mucho el ejercicio de la cámara de cine que es distinto a la de la tele. Trabajé en radio, hice doblaje, sketch en vivo en tele que no es lo mismo que grabado, publicidades en tele y en radio.

Viendo los diferentes trabajos que hiciste en la tele, te tocó actuar con varios famosos ¿Con cuál tuviste más química?

Respuesta: Los famosos son como yo, es gente que labura y por ahí se hacen los cancheros, los superados, pero son como yo, en tal caso yo era como ellos. Con quien pegué mucha, mucha onda que todavía hoy se mantiene en el tiempo, fue con Florencia de la V, no te puedo decir que somos amigas porque no, pero hay una relación como linda. En ese momento teníamos muchas escenas juntas, nos divertíamos mucho. Con Claribel Medina sigo relacionada y cada tanto nos hablamos y en ese momento pegué mucha onda con Miguel Rodríguez que es absolutamente generoso a la hora de trabajar.

¿Se abren a trabajar con gente del interior?

Respuesta: En ese sentido, nunca me sentí diferente. Al contrario, nos divertíamos. Como te decía, Miguel (Rodriguez) era muy generoso a la hora de trabajar, muchas veces me dejaba decir su texto, es un tipo seguro de sí mismo y sabía que yo no le iba a quitar nada. En general, tuve buena onda con todos.

¿Cómo fue la experiencia y que te dejó trabajar con China Zorrilla?

Respuesta: Primero, lo relajada que era para trabajar cosa que a mí me encantaba. Uno no sabía nunca cuando ella terminaba de trabajar y cuando seguía, era divino. Me había ido a ver a un Café Concert y me dijo cosas hermosas acerca de mi trabajo, de cómo me veía ella como actriz y la verdad es que eso está re bueno. Recuerdo que la primera escena que tuve en tele fue con ella y me equivoqué tres veces antes de entrar al set de grabación. Para mí el director decía “bueno vamos” y yo arrancaba antes de que diga acción y eso lo hice tres veces, creo que el director me odió ese primer día, se ve que estaba nerviosa y China (Zorrilla) me agarró la mano y me dijo “vos juga” y como que dije, ya esta yo juego. Era inagotable en anécdotas, era muy generosa con el trabajo, con su tiempo, con su oreja y con su bolsillo y creo que la vida la ha recompensado inmensamente.

¿Cómo era vivir en Buenos Aires?

Respuesta: Para mí era divino, es otro mundo, otras rutinas, otros horarios, todo es otra cosa. A mí me gustaba porque había todo para hacer cualquier día de la semana. Había obras de teatros en galpones de Palermo que pasabas de día y no te decían nada.

 

¿Volverías?

Respuesta: Sii, me encantaría. A mí me gusta mucho Buenos Aires, no dejo todo hoy para irme, si me dicen Silvia hay una posibilidad y ahí sí, cierro la casa y nos vamos con mi marido. Hoy tranquilamente nos podríamos ir los dos y si surgiera la posibilidad me voy.

Te puede interesar